El águila-azor perdicera es una de las aves de presa más bellas y amenazadas de la cuenca mediterránea, donde antaño habitó extensamente en territorios de bosque y de montaña. Para recuperar sus poblaciones perdidas se están liberando ejemplares procedentes de desnides de parejas salvajes y de la cría en cautividad en centros especializados. Este vídeo muestra esta apasionante historia de esperanza.

FRANCISCO MÁRQUEZ | Dirección & Guion & Cinematografía
JOSÉ BAUTISTA | Montaje & Música original & Diseño sonoro
GREFA | Producción